Miriam Ortiz de Zárate

 
RELATO

TÍTULO: El concurso de los leñadores

Fuente: Internet

En British Columbia (Canada), se celebraba cada año el Campeonato Mundial de Taladores de Troncos. Después de varios días de competición, habían llegado a la final dos participantes: un canadiense y un noruego.

Cada finalista tenía asignado un sector del bosque. La competición se prolongaría durante ocho horas (entre las ocho de la mañana y las cuatro de la tarde), de manera que quién cortase mayor número de troncos, sería el ganador de la competición.

A las ocho en punto, un silbato anunció el comienzo de la competición. El intenso y rítmico sonido de las hachas talando los troncos en ambos sectores era lo único que se oía, hasta que a las nueve menos diez de la mañana el noruego, dejó de talar. El canadiense, tomándose este silencio de su competidor como una oportunidad, redobló sus esfuerzos.

A las 9 en punto, sin embargo, el canadiense oyó cómo el noruego comenzaba a talar de nuevo. Una vez más, solo se oyeron rítmicos hachazos talando los troncos de los árboles, pero a las diez menos diez, el noruego volvió a parar. El canadiense siguió talando, decidido a aprovechar al máximo la debilidad de su contrincante noruego.

A las diez en punto, el noruego reanudó su tarea, hincando su hacha sin descanso en los troncos de los árboles hasta las once menos diez en que, de nuevo, se detuvo. El ánimo del canadiense se infló de confianza y comenzando a saborear la victoria, continuó talando a su ritmo imparable.

Y así fueron transcurriendo las horas. Cada vez que faltaban diez minutos para la hora en punto, el noruego dejaba de talar, mientras que el canadiense continuaba con su tarea. Y así fue hasta que dieron las cuatro de la tarde y sonó el silbato del juez que marcaba el final de la competición. En ese momento, el ánimo del canadiense no albergaba la más mínima duda acerca de su triunfo. ¡Había sacado una ventaja de 80 minutos a su competidor!.

Imagina su estupor cuando le dieron la noticia de que el noruego había ganado.

-¿Cómo es posible? –preguntó el canadiense.- Has estado parando diez minutos cada hora, mientras que yo no he interrumpido mi trabajo ni una sola vez. ¿Cómo demonios puedes haber cortado más leña que yo? No es posible. ¡No es posible!.

-Es muy simple – respondió el noruego- mientras tú cortabas leña sin descanso, yo dedicaba diez minutos cada hora a descansar y a afilar mi hacha.

Si persigues la meta sin descanso ni tregua, si no te detienes a cada tanto a “afilar tu hacha”, puede que te suceda como al canadiense. Y cuando hablo de “afilar el hacha”, quiero decir que te permitas detenerte y tomar aire, date tiempo para descansar, reflexiona sobre quién eres y dónde estás, busca tiempo para tu desarrollo, cuida de tu cuerpo y también de tu alma, aprende un poco más de ti mismo cada día y asegúrate de que estás en línea con tu proyecto de vida.

 

 

¿Quieres suscribirte? Introduce tu mail:

No es lo Mismo

a

Esta web se rige por el principio del copyleft. Eres libre de copiar o distrubir su contenido, con la única condición de que cites la fuente.